Escritura creativa

Correspondencia de mi yo de 80 años

Julia Cameron en su libro El camino del artista propone una actividad en la que debemos visualizarnos con 80 años de edad, describirnos y luego escribirle una carta dirigida a nuestro “yo” del presente emitida por ese “yo” de ochenta.  La idea me sedujo al instante aunque poder imaginarme con casi cincuenta años más me pareció todo un desafío y he aquí el resultado.

Argentina, junio de 2018

Querida Cecilia de 28 años:

¡Era hora que te plantearas qué hacer con tu vida!

Parecía que todo estaba resuelto. Estudios finalizados, trabajo en cantidad, y un sueldo razonable cuando te diste cuenta que algo no andaba bien. Sentías que trabajar todo el día siendo la persona que otros querían que fueras, horas invertidas en finalizar documentación a tiempo que nadie leería y cumpliendo objetivos que  no compartías,  te estaba enfermando.  Luego de un día laboral que se hacía interminable, te acostabas al llegar sintiendo que ni tu mente, cuerpo o alma tenían energías suficientes para poder hacer esas cosas que realmente te apasionaban. No permitías ni un minuto dedicado a jugar, a observar esa flor que se abría por primera vez sintiendo el rayo del sol tibio sobre tus mejillas. Tampoco ibas en búsqueda  de atardeceres, que hoy tanta satisfacción te producen. Creías que brindarle horas a eso era tiempo malgastado, a punto tal que incluso llenabas tu tiempo libre con más trabajo. Sin embargo, no solo te diste cuenta que eso no era lo que querías para tu vida, sino también tuviste el valor de manifestarlo e ir en búsqueda de un cambio. Sí, hay que ser valiente para manifestarlo en una sociedad que cree que debemos cumplir los objetivos de la vida en un orden previamente calculado. La gente aun te mira a cual bicho extraño cuando te oyen decir que no tenes hijos por elección propia, y que no queres pasar una vida entera pagando una hipoteca. Pero cuando les mencionas que ya no vivís para trabajar, ahí sí que las miradas de disgusto explotan en comentarios tales cómo que sos un vaga, aunque ninguno de ellos te mantienen, o que debes esforzarte para obtener una jubilación digna en un futuro. Yo ahora te digo, ¿Tan joven y ya pensando en la jubilación? Eso no es vivir.

Aunque actualmente te sientas en un laberinto sin saber qué camino tomar, te afirmo que la ansiedad y la desesperación no te llevarán a ningún lado. Solo cuando estés tranquila y en paz, vas a poder ver el sentido con claridad, y de no ser así ¿Qué mejor que caminar sin rumbo? Eso vos lo sabes muy bien. Confiá  en el universo que él se encargará de ponerte en el lugar dónde debas estar. No intentes tener todo bajo control, dejá que las cosas fluyan.

Hoy, con 80 años cargados sobre mis hombros, poco pelo -y el que me queda es blanco- mi vista cansada, y los dolores sobre mi cuerpo que no cesan, te digo vive intensamente. Saborea cada minuto de tu vida con el cuerpo, mente y alma porque aunque creamos que somos seres eternos, y que tenemos todo lo que dura una eternidad a nuestro favor, no es así. Aquí solo estamos de paso y cada minuto de nuestras vidas, es un regalo. No dejes de hacer nada por miedos, confiá en esa llama que brilla con fuerza en tu interior, ya que es allí donde se gurda el secreto y vas a ver que no vivirás ni un día de tu vida anhelando aquello que no hiciste.

VIVE- RÍE- AMA- SÉ FELIZ.

Con todo el amor del mundo

Cecilia de 80 años

joanna-kosinska-44214-unsplash
Photo by Joanna Kosinska on Unsplash

La verdad que desconozco si  llegaré a cumplir ochenta años, y si lo hago no se dónde estaré ni quiénes serán los que aun estén a mi lado. Tampoco puedo visualizar mi aspecto físico, aunque imagino que la salud no estará en las condiciones en las que la puedo gozar hoy. Lo único que espero, sea lo que sea a los ochenta años,  es de no arrepentirme de absolutamente nada que haya hecho o dejado de hacer por las decisiones tomadas a lo largo de mi vida.

Te propongo realizar esta actividad creativa y te aseguro que te vas a sorprender e incluso emocionar de lo que tu “yo” de 80 años tenga para decirle a tu “yo” del presente.

Anuncios

2 comentarios en “Correspondencia de mi yo de 80 años”

  1. Me ha encantado tanto la idea como tú carta, creo que haré una yo misma. ¿Qué sentiste al hacerlo? ¿No te entró como un sentimiento raro de imaginarte en la etapa final de tu vida? Me da mucha curiosidad. Por cierto acabo de encontrar tu blog y me parece muy lindo, ya te sigo 🙂

    Me gusta

    1. ¡Hola Diana! La verdad que me resultó muy difícil poder visualizarme en una etapa de mi vida a la que nisiquiera puedo afirmar con seguridad que llegaré a transitar. Pero como sea, me imaginé como una persona en paz de los pasos caminados en su vida, sin arrepentimiento alguno y de ahí es que las palabras tomaron vida. En algún lugar dentro de mi se esconde esa yo de 80 que por lo visto tenia mucho para decirle a mi presente ¡Te invito a escribir la tuya! Gracias por tus buenas palabras que inspiran a continuar alimentando despiritucreativo.com

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s